Aceptar Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Arrendamientos

Contrato de arrendamiento - subrogar

Es bastante habitual que una persona que ha fallecido tuviera suscrito un contrato de arrendamiento de un piso o local comercial, contrato en el que se pueden subrogar sus herederos, o alguno de ellos, siempre y cuando se den determinadas condiciones.

1 - PERSONAS CON DERECHO A SUBROGARSE

Pueden concurrir muchas circunstancias distintas y ser necesaria la intervención de un Abogado para adecuar en cada caso las medidas pertinentes, pero las situaciones más comunes son las siguientes:

A) - Arrendamientos concertados a partir del 1 de Enero de 1995

Al fallecimiento del arrendatario titular del contrato, pueden subrogarse en el arrendamiento, por orden y conforme a los requisitos establecidos en la Ley, las siguientes personas:

En el caso de viviendas: En caso de muerte del arrendatario, podrán subrogarse en el contrato:

  • El cónyuge del arrendatario que al tiempo del fallecimiento conviviera con él.
  • La persona que hubiera venido conviviendo con el arrendatario de forma permanente en análoga relación de efectividad a la del cónyuge.
  • Los descendientes del arrendatario que en el momento de su fallecimiento estuvieran sujetos a su patria potestad o tutela, o hubieran convivido habitualmente con él durante los dos años precedentes.
  • Los ascendientes del arrendatario que hubieran convivido habitualmente con él durante los dos años precedentes a su fallecimiento.
  • Los hermanos del arrendatario en quienes concurra la circunstancia prevista en el número anterior.
  • Las personas distintas a las mencionadas en los números anteriores que sufran una minusvalía igual o superior al 65%, siempre que tengan una relación de parentesco hasta tercer grado colateral con el arrendatario y hayan convivido con éste durante los dos años anteriores al fallecimiento.

Si existieran varias de las personas mencionadas, a falta de acuerdo unánime sobre quien de ellos será el beneficiario de la subrogación, regirá el orden de prelación establecido en el apartado anterior, salvo que los padres septuagenarios serán preferidos a los descendientes.

En el caso de locales para uso distinto de la vivienda:

  • En caso de fallecimiento del arrendatario, cuando en el local se ejerza una actividad empresarial o profesional, el heredero o legatario que continúe el ejercicio de la actividad podrá subrogarse en los derechos y obligaciones del arrendatario hasta la extinción del contrato.
  • En ambos casos, para tener derecho a la subrogación ha de notificarse al arrendador el hecho del fallecimiento registral de defunción y la identidad del subrogado, siendo el plazo para efectuar dicha notificación de tres meses en el caso de viviendas y dos meses en el caso de locales, siguientes al fallecimiento.

B) - Arrendamientos concertados antes del 1 de Enero de 1995

Al fallecimiento del arrendatario podrán subrogarse en el arrendamiento, por orden y con los requisitos establecidos en la Ley, las siguientes personas:

En el caso de viviendas:

  • Si el fallecido es titular arrendaticio: el cónyuge, los hijos o los descendientes
  • Si el fallecido es arrendatario en virtud de primera subrogación: el cónyuge o los hijos
  • Si el fallecido es arrendatario en virtud de segunda subrogación no cabe subrogación y se extingue el contrato

En el caso de locales:

  • Como regla general el cónyuge o descendientes, siempre que continúen la actividad que se venía desarrollando en el local y no se hubieran producido con anterioridad dos subrogaciones.
  • En ambos casos la subrogación deberá notificarse fehacientemente al arrendador dentro del plazo de 90 días siguientes al fallecimiento.