Aceptar Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Contratos de seguro

El fallecimiento de una persona puede estar cubierto por un seguro de vida o de accidente.

1 - TRÁMITES A REALIZAR EN CASO DE EXISTENCIA DE SEGUROS

El fallecimiento de una persona puede estar cubierto por un seguro de vida o de accidente. De ser así, compruebe cuál es el alcance de las garantías de la póliza y el último recibo de prima pagado.

Además de la información que privadamente se tenga de la existencia de seguros, se puede obtener del Registro de Seguros con Cobertura de Fallecimiento, que depende del Ministerio de Justicia y se obtiene igual, y conjuntamente si se desea, que el Certificado de Actos de Última Voluntad antes mencionado. Su gestión por Internet se puede realizar en la dirección: 

http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1200666550200/Tramite_C/1214483967574/Detalle.html

2 - QUIÉN PUEDE COBRAR LA INDEMNIZACIÓN

En la póliza figurará una designación de beneficiario, que es la persona con derecho a cobrar la indemnización, pero dicha designación puede haber sido modificada por una comunicación dirigida por el tomador del seguro a la entidad aseguradora o por una disposición testamentaria. Si en el momento del fallecimiento del asegurado no hay beneficiario designado expresamente ni reglas para su determinación, el capital asegurado formará parte del patrimonio del tomador del seguro y se integrará en su herencia. 

3 - CÓMO COBRAR LA INDEMNIZACIÓN

Para cobrar la indemnización hay que dirigirse a la entidad emisora de la póliza y hacer la correspondiente declaración de siniestro. Normalmente, le pedirán que aporte un certificado literal de defunción que acredite el fallecimiento del asegurado, un certificado del Registro de últimas Voluntades y una copia del testamento, si existe. También deberá acreditar la personalidad del beneficiario designado en la póliza o de los herederos que tengan derecho a la indemnización, para lo que, en los casos más corrientes, puede servir el Libro de Familia.

4 - LIQUIDACIÓN DEL IMPUESTO DE SUCESIONES

La entidad aseguradora no debe efectuar el pago de la indemnización a menos que se le justifique que los acreedores a la misma han liquidado el correspondiente impuesto de sucesiones. 

El procedimiento más eficaz para poder cobrar la indemnización lo antes posible es practicar una autoliquidación parcial del importe de la misma y, para hacerla, la entidad aseguradora le facilitará un certificado que acredite la existencia de la póliza, el capital asegurado y el beneficiario a que corresponde, que deberá acompañar al impreso de autoliquidación del impuesto.

Algunas Comunidades Autónomas tienen normas fiscales específicas, que también hay que tener en cuenta.

El plazo para reclamar a la entidad aseguradora la indemnización correspondiente a un seguro de vida o de accidentes es de 5 años.